Anorexia Nerviosa. Efectos secundarios fatales.

La anorexia nerviosa es un desorden alimenticio que afecta a millones de personas en todo el mundo. La anorexia no tiene límites en cuanto a daños posibles sobre mujeres de todas las edades y razas, lo mismo entre hombres. La anorexia es una enfermedad, clasificada como desorden alimenticio, por la que una persona aguanta hambre a propósito.

Existen muchas teorías sobre la causa de la anorexia y la pérdida extrema de peso es uno de los efectos adversos comunes de la enfermedad. Pero no es el único efecto que la anorexia causa.

Una persona anoréxica desarrolla cambios drásticos en su personalidad. Siendo extrovertida y animada, por ejemplo, puede volverse introvertida y retraída de repente.

Asimismo adquiere una persistente dificultad para concentrarse y se crea un miedo constante a aumentar de peso. Su alimentación se vuelve el aspecto principal de su vida, y lo único que pueden controlar en ella.

La pérdida extrema de peso debida a la anorexia puede causar muchos cambios en el cuerpo. Por la carencia de vitaminas y proteínas las uñas se vuelven frágiles, el cabello torna débil y quebradizo y la piel adquiere un color amarillento, pálido.

Igualmente, debido a la pérdida de peso la temperatura corporal baja. Esto hace del anoréxico más propenso a resfriados. Por otro lado, entre las mujeres, una vez que el cuerpo se vuelve demasiado delgado la menstruación puede desaparecer.

Uno de los primeros sistemas corporales en deteriorarse por la anorexia es el esqueleto. Es común que la anorexia se presente entre mujeres jóvenes cuyos cuerpos aún se están desarrollando. Los efectos de la anorexia en esta etapa pueden causar osteoporosis más tarde.

En los casos severos puede haber daño hepático o renal y ritmo cardiaco irregular. Como efecto mortal de la anorexia es común el paro cardiaco, puesto que el corazón se deteriora y debilita en extremo.

Aunque la anorexia es una enfermedad grave, puede tratarse y es reversible. Uno de los problemas de la enfermedad es que sus efectos nocivos pueden comenzar a desarrollarse incluso antes de que la pérdida de peso deseada sea visible.

En las jóvenes diagnosticadas con anorexia, la enfermedad puede tener efectos sobre la fertilidad. Pero si el diagnóstico se efectúa en etapas poco avanzadas, el tratamiento tiende a ser exitoso. Muchas personas, sin embargo, no se someten al tratamiento en el momento adecuado y alcanzan un punto en que la enfermedad puede resultar fatal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *