El café sirve como bebida para adelgazar?

El café es un tema controvertido con respecto al adelgazamiento. Algunas personas dicen que es de utilidad para bajar de peso, otras dicen que es perjudicial para la alimentación. La verdad es que el café tiene tantos efectos positivos como negativos: todo depende de la forma como se consuma.

¿Cómo puede el café ser de utilidad para la alimentación?

El café contiene cafeína, un estimulante. Hace que estemos más alerta y nos ayuda a ser más activos, lo que resulta benéfico para adelgazar. También puede tener un efecto supresor del apetito. Beber café durante la tarde o después de cenar ayuda a reducir las ansias de refrigerios o dulces puesto que llena el estómago y suprime el apetito sin adherir calorías.

El café también puede estimular el metabolismo al incrementar el ritmo termogénico (el mecanismo mediante el cual el organismo quema las calorías para abastecerse de calor y energía). Sin embargo, este incremento es poco significativo y los estudios no han mostrado que tenga un efecto adelgazante a largo plazo. Asimismo el café se considera diurético, pero los estudios no han mostrado que su consumo moderado conduzca a reducir la retención de líquidos. Por el contrario, tomar café aumenta los líquidos del organismo de la misma forma que beber agua, lo cual puede ser positivo para aquellas personas que no tienen a esta última entre sus bebidas favoritas pero que disfrutan el café.

¿Cómo puede el café ser perjudicial para la alimentación?

La cafeína en niveles excesivos ocasiona estrés e insomnio, ambas siendo situaciones que generalmente nos conducen a comer más de lo necesario. Otro efecto del café es estimular la producción de cortisona y adrenalina. Estos químicos aumentan los niveles de estrés, y además la cortisona se asocia con aumentos en la grasa abdominal, la cual es más perjudicial que la grasa en otras áreas.

El café como tal contiene muy pocas calorías y cero grasas, pero ocurre que la gente casi nunca lo bebe sin productos adheridos. Incluso una pizca de saborizantes le agrega calorías al café, y algunas de sus presentaciones más cremosas y elaboradas equivalen a tantas calorías como una comida completa. La leche y la crema son muy altas en grasas saturadas, lo que no sólo significa calorías sino peligros de salud varios. Demasiadas grasas saturadas pueden provocar dificultades cardiacas.

Los efectos del café sobre el peso no parecen ser suficientes para que un consumidor engorde o adelgace de manera radical. El mejor consejo es beber café con moderación si se desea, siendo siempre conscientes de los efectos que provoca para tomar ventaja de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *