Dietas altas en proteínas para quemar grasas.

Las dietas altas en proteínas/bajas en carbohidratos no son un invento reciente, pero hoy en día son más populares que nunca. Cada vez más personas señalan que este tipo de dietas controla el azúcar en la sangre y previene una cantidad de enfermedades. Sin embargo, no todo es alabanza con respecto a estos planes alimenticios, y muchos médicos advierten que pueden causar desbalances nutricionales.

Las dietas altas en proteínas se basan en las proteínas de origen animal, alimentos que aumentan el colesterol y la presión arterial. También se ha dicho que el exceso de proteínas afecta los riñones, pero los estudios han mostrado que esto sólo es cierto en el caso de personas con enfermedades renales precedentes.

Los estudios indican que estas dietas pueden ser realmente saludables siempre y cuando incluyan frutas y verduras en buenas cantidades. Las proteínas satisfacen el apetito de forma más duradera, lo que evita la sobrealimentación.

La (nueva) dieta Atkins

La dieta Atkins es un clásico entre las dietas, se le conoce desde hace años. Tras las duras críticas que se le hicieron por su rigidez con respecto a los carbohidratos y a la deficiente cantidad de frutas y verduras que incluía, los desarrolladores publicaron una versión revisada y mejorada, cuya popularidad ha ido en aumento.

La dieta Dukan

La dieta Dukan es relativamente reciente pero goza de una enorme popularidad gracias a la publicidad de algunas celebridades. Es fácil de seguir y no impone demasiadas restricciones. Además hace recomendaciones para mejorar el estilo de vida, no sólo para adelgazar. Aunque en realidad no es un plan revolucionario, no está mal para ser una dieta “comercial”: permite flexibilidad y existen numerosos testimonios de sus resultados.

La dieta DIY

El fundamento de esta dieta es que puede diseñarse por cada quien (Do It Yourself significa hágalo usted mismo), aplicando ciertas guías. Si seguir una dieta rigurosa no es para usted, pruebe con una dieta DIY. El parámetro básico es consumir altas cantidades de proteínas y cantidades moderadas de carbohidratos (esto básicamente se reduce a productos integrales y a algunas grasas). Y por supuesto no olvidar las frutas y verduras.

Adquiera un libro de recetas ricas en proteínas para empezar. Será necesario controlar las calorías por su cuenta, lo que puede lograrse fácilmente comenzando a llevar uno de los famosos “diarios alimenticios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *