Funcionan los productos y fármacos para bajar de peso?

Hombres y mujeres de todas las edades buscan soluciones para adelgazar la zona de la cintura. Es la pregunta del millón de dólares, y muchas compañías hacen más ganancias que eso ofreciendo respuestas. Pero no es necesario gastar una fortuna para adelgazar, tan sólo hay que entender ciertos principios.

Los productos

Todo el tiempo vemos comerciales en TV sobre productos para adelgazar: máquinas, fajas, píldoras, etc. Algunos productos, como las fajas elásticas, se promocionan con promesas tan irreales como lograr en tan sólo 10 minutos los beneficios de 700 sentadillas. Vemos cuerpos esculturales y caras sonrientes modelando estos productos. También vemos supuestos testimonios de usuarios que obtuvieron los beneficios prometidos. Simplemente hay que prestar poca atención y saber que los efectos promocionados no son posibles.

El problema es la grasa. Si una mujer con excesos de grasa ejecuta cientos de ejercicios abdominales al día, la musculatura que desarrollará seguirá teniendo grasa. Más o menos la mitad de la grasa corporal se acumula justo debajo de la superficie de la piel, mientras que la otra parte se deposita dentro de los músculos.

Fármacos

No se deje engañar por la propaganda “natural” o “herbal” de muchos productos para adelgazar: si es un sintético es un fármaco, y estos productos por lo general no son eficaces y algunas veces pueden ser perjudiciales.

Ciertos químicos de venta libre pueden ser letales. Los científicos reportaron que el clorhidrato de fenilpropanolamina, compuesto contenido en productos de adelgazamiento como Dexatrim, aumenta el riesgo de derrame cerebral en mujeres. Los organismos control de fármacos se encuentran actualmente tratando de eliminar las existencias de estos productos.

Además de ser nocivos, muchos de estos productos causan aumento de peso a largo plazo. Tienen efectos negativos sobre el metabolismo, lo cual desestabiliza completamente la habilidad del organismo para desechar los depósitos de grasas (que con mayor frecuencia se desarrollan en las caderas, el estómago y los muslos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *