Las dietas enfocadas a la salud.

Estas dietas tienen como objetivo principal mejorar la salud, no la figura. No significa esto que las demás dietas no sean benéficas para la salud, porque una alimentación balanceada siempre es saludable. Lo que hacen estas dietas de la salud es tratar problemas del cuerpo específicos. No sobra decir, sin embargo, que para tratar cualquier problema de salud lo primero que debe hacerse es consultar a un médico.

La dieta balanceada

El método de aplicación de esta dieta es muy similar al de la dieta DIY. Simplemente hay que seleccionar los alimentos que ayuden a tratar determinado problema de salud. Cualquier persona puede diseñar su dieta balanceada y en la mayoría de los casos no resulta costosa. Este tipo de diseño personal no es recomendable para las personas que aún no están muy familiarizadas con las dietas saludables, aunque actualmente contamos con herramientas de información demasiado amplias que pueden ser de ayuda. Si se combina esta dieta con el ejercicio y la actividad física regular es posible obtener los beneficios particulares de salud a la vez que se adelgaza.

Recuerde que una dieta siempre es una experiencia única dependiendo de las circunstancias personales, y que nunca funcionará como ha funcionado a otras personas si uno no la aplica adecuadamente. Los estudios que han comparado las dietas comerciales no señalan grandes diferencias entre los resultados que proveen unas y otras. Aunque es cierto que no todas las dietas son igual de balanceadas y saludables (algunas, como mencionamos antes, pueden ser muy perjudiciales), la eficacia de todas ellas para adelgazar depende de los mismos factores: el tipo de cuerpo, la situación de vida, etc.

La dieta DASH

La dieta DASH fue diseñada por un equipo de doctores y profesionales de la salud, y fue probada antes de ofrecerse al público. El objetivo principal de esta dieta es reducir la presión arterial, y ha sido votada recientemente como una de las mejores dietas.

Por su enfoque sobre la presión arterial, su fundamento es reducir el consumo de las proteínas de origen animal. Aunque existe un plan DASH general, se recomienda que cada persona ingrese al sitio web oficial y reciba guía personalizada dependiendo de factores como la edad, el peso, el género, etc.

Esta dieta realmente supone un cambio en el estilo de vida de las personas, no un régimen pasajero. También incorpora recomendaciones de ejercicio. En general no es una mala dieta, aunque es cierto que su permisividad con las proteínas es rígida.

Sin embargo, el hecho de que esta dieta esté diseñada por profesionales no garantiza que su problema de presión arterial alta se resuelva con ella. Cada organismo es diferente. Por eso los diseñadores recomiendan consultar a un médico de confianza para establecer cuál dieta es la ideal según el caso.

Recuerde igualmente que seguir por un periodo de tiempo prolongado una dieta como la DASH, que restringe las proteínas, puede generar deficiencias nutricionales que deben ser revisadas por un médico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *