Secretos para bajar de peso que si funcionan.

La mentalidad

Confíe en el efecto de su pensamiento. No mida sus progresos con la báscula si hace ejercicios con pesas, porque el desarrollo muscular, a pesar que ponga el cuerpo en forma, puede marcar un peso mayor que el de la grasa acumulada. Mejor básese en métodos tan sencillos como probarse diferentes tallas de ropa. Notará cambios a lo largo de las semanas.

Mantenga una postura recta en todo momento, incluso al sentarse. No deje que los hombros se inclinen hacia delante al trabajar en un escritorio. Y haga estiramientos de piernas y espalda todos los días.

Genética

Todos conocemos personas con una excelente herencia genética que no se dan cuenta de lo afortunados que son. Lo importante es no culpar a nuestros padres y abuelos por tener cuerpos propensos a acumular kilitos de más; no tiene sentido hacerlo. Preocúpese por esforzarse un poco más que los demás. Recuerde que el método tradicional de la alimentación saludable y la actividad física regular funciona para cualquier persona: es un hecho científico.

Puede sonar un poco más simple de lo que realmente es. Sobre todo hoy en día, con los hábitos de la sociedad en que vivimos. No obstante, el cuerpo humano no ha cambiado significativamente a lo largo de la historia: lo que era saludable para nuestros enérgicos antepasados remotos lo es también para nosotros.

Formas de acelerar el proceso

En primer lugar, no se centre exclusivamente en el ejercicio abdominal para adelgazar. Al trabajar todos los grupos musculares del cuerpo, el metabolismo alcanza topes de actividad. Esto hace que las calorías de la alimentación se dirijan a nutrir los músculos en desarrollo y no la grasa acumulada. Al mismo tiempo la actividad cardiaca aumentada quema calorías con el ejercicio cardiovascular.

La grasa está distribuida en todo el cuerpo, no sólo en el estómago, por lo que el ejercicio no reduce exclusivamente la grasa de una sola parte del cuerpo. La única manera de eliminar las grasas de una zona específica es mediante cirugía.

Los grupos musculares en los que hay que concentrarse son (en este orden): muslos, glúteos, espalda, pectorales, tríceps y bíceps. Luego vienen las pantorrillas, las caderas y los hombros. Este orden se basa en el tamaño de los grupos musculares, de mayor a menor.

Ejecute sus abdominales siempre al final de la sesión de ejercicio. Esta recomendación tiene sentido porque los abdominales los usamos para todos los demás ejercicios, de modo que no hay que agotarlos antes de tiempo si se quiere rendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *