Semillas de Amapola y sus beneficios.

Las semillas de amapola son un condimento altamente nutritivo empleado en la cocina de muchas partes del mundo. Se obtienen de las vainas secas de la amapola y están completamente libres de los nocivos efectos secundarios de otros productos basados en la planta de la amapola.La amapola es una hierba bianual del mediterráneo y el Asia Menor perteneciente a la familia de las Papaveráceas, con nombre científico Papaver somniferum. Las propiedades aromáticas de la amapola eran utilizadas por los egipcios. Los comerciantes árabes las distribuyeron por Persia e India. Hoy en día la amapola es una cosecha comercial de muchos países mediterráneos, Francia, India y la región de Europa del este.

La amapola crece hasta los 5 pies de altura. Requiere luz solar y suelo fértil. Durante el verano crecen bellas y coloridas flores azules, rojas o blancas en largos pedúnculos que subsecuentemente se vuelven frutos ovalados. El látex se fabrica con compuestos alcaloides sacados del fruto antes de que madure.

Cada fruto mide entre 4 y 6 cm con 3-4 cm de diámetro, y contiene numerosas semillas que traquetean cuando se agita la cápsula contenedora. Estas semillas, usadas como condimento y como fuente de aceite vegetal, pueden ser ingeridas porque sus cantidades de alcaloides tóxicos son mínimas. Pueden variar entre las grises claras u oscuras, negras o azuladas dependiendo del cultivo.

Los beneficios de salud de las semillas de amapola

  • Las semillas de amapola contienen muchos compuestos químicos derivados antioxidantes, preventivos de enfermedades y promotores de propiedades saludables.
  • Su aroma y sabor se debe a los ácidos grasos y los aceites volátiles esenciales. Son especialmente altas en ácidos oleicos y linoleicos. Contienen cerca de 50% de aceite. El ácido oleico ayuda a reducir el colesterol LDL y a incrementar el colesterol HDL. Los estudios han sugerido que la comida mediterránea, rica en grasas mono-insaturadas, ayuda a prevenir la enfermedad arterial coronaria y la apoplejía mediante lípidos saludables.
  • La capa externa de las semillas de amapola es rica en fibra. 100g de semillas proveen 19,5g o 51% de la cantidad diaria recomendada de fibra. Mucha de esta fibra es metabólicamente inerte ayudando a absorber el agua en el sistema digestivo y ayudando en casos de estreñimiento.
  • Además, la fibra combate las sales biliares (producidas por el colesterol) y disminuyen su reabsorción en el colon, ayudando a reducir los niveles de colesterol LDL.
  • Son excelentes fuentes de complejos de vitamina B como tiamina, ácido pantoténico, piridoxina, riboflavina, niacina y ácido fólico. Muchos de estos sirven como cofactores metabólicos.
  • Las semillas de amapola contienen buenos niveles de minerales como hierro, cobre, calcio, potasio, manganeso, zinc y magnesio. El cobre se requiere en la producción de glóbulos rojos. El zinc es un cofactor de muchas enzimas que regulan el crecimiento y el desarrollo, la generación de espermatozoides, la digestión y la síntesis de los ácidos nucleicos. El potasio es un importante componente de los fluidos que ayudan a controlar el ritmo cardiaco y la presión arterial. El manganeso es usado por el cuerpo como cofactor para la poderosa enzima antioxidante superóxido dismutasa.
  • Las semillas de amapola contienen niveles muy bajos de alcaloides de opio como la morfina, la tebaína, la codeína, etc. Sin embargo, estos compuestos en las semillas secas pueden producir ligeros efectos cuando se consumen con las comidas. Estos compuestos han sido usados como anestésicos, jarabes para la tos, expectorantes farmacéuticos y muchos medicamentos tradicionales.

 

Las semillas de amapola se encuentran enteras en las tiendas. Sin embargo, son altas en grasas insaturadas, lo que las hace vulnerable ante la oxidación. Por lo tanto, hay que saber identificar las semillas frescas que se venden en las tiendas de calidad.

Las semillas de amapola deben almacenarse en lugares frescos, secos y oscuros, en contenedores herméticos donde puedan conservarse hasta por 6 meses.

Las semillas de amapola se han consumido en muchas culturas porque adhieren un sabor especial a las recetas. Este sabor aumenta ligeramente cuando se fritan a fuego medio. Esto puede liberar aceites aromáticos esenciales en las semillas a la vez que las vuelve crujientes. Las semillas de amapola pueden consumirse enteras o como salsa para recetas.

 

Los siguientes son algunos métodos de preparación:

  • Como el sésamo, la amapola puede rociarse sobre tortas, harinas y comida de mar antes de fritar.
  • En India y Pakistán la amapola se usa para elaborar una salsa que luego se adhiere al curry y a platos dulces. En el sur de la India las semillas de amapola se usan para preparar populares platos dulces llamados kuskus payasam con leche, agua de coco, cardamomo, pasas y azúcar.
  • Las semillas se usan en rellenos como rollos, panecillos, galletas y tortas.

Las semillas de la amapola son las menos alérgicas entre las semillas y frutos. Las embarazadas y los niños pueden consumirlas sin riesgos.

Los deportistas deben recordar que las semillas de amapola pueden causar amonestaciones al detectar morfina, codeína, etc., por su consumo. Sin embargo, los niveles de estos compuestos no son lo suficientemente altos como para causar efectos secundarios narcóticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *