Tratamientos naturales contra las várices

El término várice se deriva del latín varix, “retorcido”. Las várices o venas varicosas son venas alargadas y retorcidas que generalmente se ven azuladas o púrpura.

Las venas poseen unas válvulas pequeñas que aseguran que el flujo sanguíneo circule hacia el corazón. En el organismo de algunas personas estas válvulas se deterioran y la sangre comienza a acumularse en las venas, provocando inflamación o hinchazón en ellas.

Las várices aparecen con mayor frecuencia en las piernas, puesto que las venas de las piernas en su fluir hacia el corazón trabajan contra la fuerza de la gravedad. Cuando el cuerpo se encuentra de pie la presión sobre estas venas aumenta.

Esta enfermedad es bastante común. Se estima que en los Estados Unidos el 25% de la población femenina la padece, mientras que la población masculina tiene várices en un 15%.

Aunque para algunas personas las várices representan un problema de orden estético, en casos más serios la enfermedad causa dolores y molestias, inflamación, pesadez, etc., y además puede ser señal de trastornos circulatorios y riesgos cardiacos. Si no se tratan adecuadamente, las venas varicosas puede conducir a la persona a complicaciones graves como flebitis (inflamación de las venas), úlceras de la piel y coágulos sanguíneos.

¿Cuáles son las causas de las várices?

  • Los cambios hormonales durante el embarazo y la menopausia.
  • El sobrepeso (aumenta la presión en las venas).
  • Las posiciones prolongadas: tanto estar de pie como sentados durante mucho tiempo restringe la circulación y agrega presión sobre las venas.
  • El estreñimiento crónico.
  • La herencia genética.
  • El envejecimiento.

¿Cuáles tratamientos naturales existen para las várices?

A lo largo de los años se ha explorado el impacto de diferentes métodos naturales sobre las várices. Se cree que muchos de ellos funcionan porque fortalecen las venas, lo cual reduce el riesgo de hemorragias internas por paredes venosas deterioradas.

Si usted tiene várices que en determinado momento se hinchan, enrojecen o son sensibles y cálidas al tacto, o si aparecen heridas, úlceras o erupciones en el área de la vena, consulte a su médico.

Castaño de Indias

El castaño de Indias (Aesculus hippocastanum) es una de las plantas más utilizadas como remedio natural contra las várices y la insuficiencia venosa crónica, una enfermedad relacionada.

El constituyente activo del castaño de Indias es la aescina. Esta sustancia al parecer tiene la habilidad de bloquear la liberación de enzimas nocivas para las paredes de los vasos capilares.

En el año 2006, varios investigadores de la prestigiosa Cochrane Collaboration reseñaron varios estudios centrados en los efectos de los extractos de castaño de Indias sobre la insuficiencia venosa crónica en comparación con el efecto de placebos.

Los investigadores encontraron que los beneficios de la planta para tratar la enfermedad fueron significativos en cuanto a la reducción del dolor e hinchazón. Los efectos adversos, por otro lado, fueron poco numerosos e infrecuentes. Los investigadores, basándose en la evidencia, concluyeron que el extracto del castaño de Indias es un remedio eficaz y seguro contra la insuficiencia venosa crónica. No obstante, estos estudios no evaluaron el efecto de la planta sobre las várices.

El Departamento de Control de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) cataloga al castaño de Indias como no apto para el consumo señalando que puede provocar náuseas, vómitos, diarrea, dolor de cabeza, convulsiones, deficiencias circulatorias y respiratorias e incluso muerte. El té o infusión, las hojas, los frutos y demás partes de la planta deben evitarse igualmente.

Los fabricantes de los productos de castaño de Indias eliminan su componente tóxico, la esculina. Gracias a esto los productos parecen ser seguros, se han presentado muy pocos reportes de efectos adversos y su consumo es amplio en Europa.

Las personas que padezcan enfermedades hepáticas, renales o relacionadas con hemorragias deben evitar el castaño de Indias. En cuanto a los niños y las mujeres embarazadas o lactantes todavía no se han establecido las medidas de seguridad. El castaño de Indias no debe consumirse en combinación con aspirinas, clopidogrel (Plavix), ticlopidina, pentoxifilina (Trental), warfarina o cualquier otro anticoagulante a menos que se haga bajo supervisión médica.

Extractos de semilla de uva y corteza de pino

Tanto el extracto de la semilla de la uva (vitis vinifera) como el de la corteza de pino (pinus maritima) contienen complejos oligoméricos de proantocianidinas (OPC, por sus siglas en inglés), tipos de antioxidantes que al parecer fortalecen el tejido conector de los vasos sanguíneos y reducen la inflamación.

Los estudios sugieren que los OPC resultan benéficos contra las várices. En cuanto a los efectos adversos los más comunes son las náuseas y los cólicos estomacales.

Las personas que padecen enfermedades autoinmunitarias como artritis reumatoide, esclerosis múltiple y enfermedad de Crohn no deben consumir extractos de semilla de uva o de corteza de pino sin supervisión médica puesto que tienen efectos sobre el sistema inmune y los medicamentos relacionados. La seguridad de su consumo aún no ha sido determinada en cuanto a las mujeres embarazadas/lactantes y a los niños.

El rusco

El rusco (ruscus aculeatus), una planta de la familia de las liliáceas, contiene unas sustancias llamadas ruscogeninas cuyo efecto se ha dicho que refuerza el colágeno de las paredes vasculares y mejora la circulación, lo cual puede fortalecer las venas deterioradas como las que conforman las várices.

Los efectos adversos del rusco pueden incluir molestias digestivas como indigestión o náuseas. Las personas aquejadas por presión arterial alta o hiperplasia prostática benigna y que tomen medicamentos para ello no deben consumir el extracto de rusco sin consultar a un médico. En cuanto a las mujeres embarazadas o lactantes y niños, la seguridad del extracto no ha sido determinada aún.

Finalmente, el rusco no debe combinarse con medicamentos inhibidores de la monoamino oxidasa a menos que se esté bajo supervisión médica.

La reflexología

La reflexología es una forma de trabajo corporal o bodywork enfocado principalmente hacia los pies. Un estudio pequeño realizado sobre 55 mujeres embarazadas comparó la reflexología con el descanso. El resultado fue una reducción significativamente mayor en la hinchazón de las piernas mediante reflexología.

No obstante, las embarazadas deben consultar a un médico antes de realizar reflexología: algunas fuentes sugieren que este método no resulta seguro durante el primer trimestre del embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *